Realidad Virtual o Realidad Aumentada en Sanidad: ¿Cúal es mejor?

StereoInMotion - Realidad Virtual o Realidad Aumentada en Sanidad

En anteriores publicaciones en nuestro blog, hemos hablado de educación sanitaria, el uso de tecnología en ese ámbito y de cómo hemos adaptado nuestros desarrollos y propuestas para cubrir necesidades en este sector.

Actualmente, y dada la socialización de la tecnología y el aumento de aplicaciones o dispositivos para utilizarla, se ha abierto un debate entre la utilidad y uso de la Realidad Virtual (VR) o la Realidad Aumentada (AR).

Debate general de empresas y usuarios

El debate comienza con la utilidad que tiene la VR frente a la AR o al revés. Algunas empresas, incluida Apple, se decantan por elegir entre VR ó AR para realizar sus apuestas o desarrollar ciertos productos, mientras que otras, como Google, han tenido sus experiencias en AR (p.ej. Las Googleglass) y comienzan ahora con la VR (p.ej. La plataforma Daydream).

Al tiempo, los usuarios, sobre todo los gamers, debaten si la realidad virtual podrá sustituir el concepto actual de juego o si, incluso, aporta algo diferencial a lo que actualmente existe. Se plantean la realidad aumentada como una opción a elegir frente a la incipiente aparición de la realidad virtual en las plataformas de videojuegos (p.ej. PlayStation VR).

En definitiva, que el debate está servido, y existen argumentos para decantarse por una tecnología u otra según el sector de aplicación, el producto y su finalidad.

En este ambiente de reflexión y de identificación de qué tecnología es mejor o cuál se adapta mejor a lo que cada uno persigue, consideramos oportuno aportar nuestra visión sobre el mismo y proponer cómo utilizar cada tipo de tecnología en el entorno sanitario.

VR y AR en Sanidad

En medicina o ambientes sanitarios ya es conocido el término realidad virtual o realidad aumentada. Ambos términos están asociados al uso de sistemas por computador, que bien, reproducen una simulación o modelado de la realidad mediante modelos tridimensionales visualizados en la pantalla de un ordenador (denominados entornos de realidad virtual), o bien, superponen en la pantalla del ordenador una imagen real y una sintética a modo de complemento de la información real (conocido como la realidad aumentada).

Sin embargo, dados los avances de los últimos dos años, estos conceptos se han extendido con una componente de inmersión del usuario, que lo envuelve en la propia realidad modelada, cosa que anteriormente no sucedía mediante la pantalla de ordenador.

En esta línea, precisamente, es en la que ha surgido nuestra marca StereoInMotion, en incorporar estas nuevas versiones de la VR y la AR al sistema sanitario.

De hecho, ya empiezan a aparecer algunas pequeñas aplicaciones en especialidades sanitarias donde los conceptos previos, los definidos anteriormente como realidad virtual o aumentada, ya estaban instalados. Un ejemplo es la neurocirugía, que tradicionalmente, ha sido una de las especialidades que introdujo los neuronavegadores dentro de sus procedimientos. Por tanto, ahora sólo queda adaptar la nueva tecnología, la que da capacidad de inmersión, al uso de la misma. Véase el siguiente vídeo donde aparecen pruebas de concepto utilizando las Hololens de Microsoft.

Diferentes tecnologías para un mismo fin: la formación sanitaria

En este marco, en nuestro grupo hemos aprendido a dar un espacio a cada tecnología según el fin perseguido o el estadio formativo del usuario sanitario.

Por un lado, proponemos utilizar los sistemas de simulación, llamada virtual, por ordenador para aproximar y entrenar las habilidades básicas de la técnica. Con este tipo de tecnología el usuario aprende la técnica sanitaria y desarrolla las principales capacidades necesarias para su uso in-vivo.

Posteriormente, y complementando este tipo de tecnología, consideramos la realidad virtual inmersiva, es decir, la posibilidad de incluir al usuario en un entorno sintético donde bien puede aprender, desde el entorno, a ubicarse y memorizar, o bien puede, desde ese mismo entorno, interaccionar con él.

Seguidamente a estas dos, incluimos la tecnología de realidad aumentada, que fusiona la realidad física con la virtual, mostrando al usuario que está en un entorno físico, información sintética con la que puede interaccionar. Este tipo de tecnología aporta un valor añadido más y si se complementa con sensación táctil es prácticamente el eslabón previo al escenario sanitario in-vivo.

Respuesta o reflexión

Todas las tecnologías, bien combinadas, aportan mucho valor a la formación de las profesiones sanitarias y por ende, a la mejora de la calidad asistencial y seguridad en los procedimientos clínicos.

Todas las tecnologías inmersivas, bien combinadas, aportan valor a la formación de las… Clic para tuitear

Por tanto, al menos en sanidad, no debemos elegir o seleccionar entre una u otra, sino combinarlas de manera eficiente para que cada una aporte un valor específico en el proceso formativo.

#RealidadVirtual y #RealidadAumentada, una combinación perfecta en sanidad Clic para tuitear

En el caso particular de la VR o AR, ésta es precisamente la cuestión. No es mejor una que otra, ni una más válida que la otra, ni una es más exitosa que otra, ambas aportan, pero hay que saber cómo aplicarlas en el proceso formativo de las ciencias de la salud.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?